Tra la ra… larita… barro mi placita







Las obras de Madrid, se llevan mal con los árboles y los que obstaculizan el trabajo de las máquinas son trasplantados sin piedad. Aunque parece que por el camino, algunos ejmplares se han perdido.

Por ejemplo, en la plaza de Barceló, las obras de construcción de un centro comercial, acorde con el creciente nivel económico de la zona, han causado 9 bajas de especies arboreas, justificadas, según los que entienden de esto, por la imposibilidad de ser trasplantadas con éxito.

Esta vez, con ánimo totalmente positivo, hemos querido aportar nuestro granito de arena en estas obras de acondicionamiento, barriendo por aquí y por allá hasta hacer desaparecer cualquier mínima huella de la existencia de árboles en la zona.

Los restos, los hemos escondido bajo nuestras alfombras, a la espera de que las visitas olímpicas estén lejos y todo vuelva a la normalidad.

Nuestra intervención luminosa Barriendo lo que no hay que ver fue llevada a cabo, el pasado martes 7 de mayo, en la zona de obras de la plaza de Barceló de Madrid.


Ver mapa más grande

En ella, 20 escobas luminosas con sus correspondientes recogedores, dejaron en perfecto orden de revista todas las irregularidades existentes en esta polémica plaza.

Las pruebas fotográficas las ha aportado, como siempre, Gustavo Sanabria.

Tiempo de instalación: 1 hora 30 minutos.
Daños ocasionados: 0.
Permanencia de la intervención: ¿4 horas?.

—————————————————————————————————————

The street works in Madrid do not agree particularly with trees and the ones, which are in the way of the diggers and rollers, are transplanted mercilessly. It seems some trees have disappeared into thin air.

One example is Barceló Square where the building of a shopping centre, in line with the recent improvement of living standards, have resulted in 9 trees being cut down. Specialists justified it by saying that they could not have been transplanted successfully.

This time with a positive approach we wanted to do our bit in these street works, sweeping, here and there, even the smallest trace of the trees’ existence in the area.

What remained we have swept under our carpets, hidden from view, awaiting the moment when the Olympic Committee visitors leave the city and everything returns to normal.
The new luzinterruptus luminous installation called Sweeping What Must Not Be Seen was performed last Tuesday 7 May, in the works area in Barceló Square, Madrid.
In our installation in this square 20 luminous brushes with their matching dustpans left all existing irregularities spick-and-span.
Photographs were shot by Gustavo Sanabria, as usual.

Time of installation: 1 hour 30 minutes.
Damages: none
Exhibition time: ¿4
hours >?.

Esta entrada fue publicada en efímero, guerrilla, intervención, obras.
Compartir: Facebook | Twitter

Comments are closed.