Plastic cemetery/ Cementerio de plásticos

Mirando al mar, algo que solemos hacer en verano, es inevitable pensar en todo lo que estamos matando en él con nuestros hábitos de consumo irresponsables.

Y se nos ocurrió la idea de llevar a cabo una pieza que represente un cementerio flotante, entendible a primera vista y de fácil resolución.

La haríamos con botellas recicladas, unidas entre sí cuidadosamente para conseguir la forma de ataúdes, que colocaríamos en el agua, simulando barcas amarradas en el puerto esperando para hacerse a la mar.

La pieza, tal como la imaginamos, constaría de unas 100 balsas flotantes, construidas a partir de una malla de gallinero a la que daríamos la forma de ataúd, y a la que sujetaríamos botellas de plástico recicladas del consumo local, de muy variadas formas y colores.

Estas deberían estar limpias, bien ordenadas y cerradas, para que no se hundan. Mantendríamos las etiquetas, ya que ademas de dar color, siempre nos ayudan a saber qué bebidas son las mas consumidas en el contexto en el que estamos trabajamos.

En el interior de las botellas guardaríamos ramas y malas hierbas, recogidas del entorno y que con el paso de los días se irán secando. Esto nos permitirá mostrar de una manera visual, el deterioro de la vida cuando está en contacto con el plástico.

Toda la superficie de botellas se iluminaría, dejando a oscuras la forma de una cruz que hará mas reconocible la forma de los ataúdes flotantes.

Todas las piezas se colocarán en la playa, dentro del mar y también en la arena, amarradas con sumo cuidado para mantener una forma ordenada imprescindible para simular que se trata de un cementerio.

Al finalizar el tiempo de exposición, los visitantes se podrían llevar las balsas y quizás usarlas como colchonetas de playa.

Dibujos de marta menacho.

.

Esta entrada fue publicada en basura, efímero, iluminación, intervención, proyecto, reciclaje.
Compartir: Facebook | Twitter

Comments are closed.